Self and Identity

by eduardorangelvillarreal

Self and Identity

Capitulo 5

Autores: Steve Duck Y David T. Mc Mahan

Este capítulo comienza con un cuestionamiento. Sobre si sabemos quiénes somos en realidad. Argumentando que cada uno de nosotros no puede responder a esta pregunta dando datos como el nombre, una dirección, tu ocupación o tu familia. Sino que esta pregunta va mucho más allá y engloba muchas más cosas. Para los autores de este texto, la identidad es todo lo que hace que una persona sea única. Y esto se conforma de muchas características y detalles desde pequeños hasta muy grandes. El objetivo que tienen con este texto es que el lector logre reconocer cuales son estos elementos que conforman la identidad de un ser humano.

 

Según Duck y Mc Mahan, la forma en que un individuo forma su identidad es resultado de dos procesos.

El primero es la construcción de identidad del propio individuo

Y la segunda es como la sociedad otorga un rol sobre nosotros y con esto va formando una identidad sobre nosotros, dictando acuerdos y estándares de cómo actuar de forma adecuada dependiendo de las diferentes situaciones en las que nos encontremos.

 

Esta identidad que vamos formando es una recopilación de sucesos e historias de vida que nos ocurren a lo largo del tiempo y conforme avanzamos en nuestro crecimiento, esta creación de identidad se da principalmente por la comunicación e interacción que tenemos con otros individuos y que van dictando una forma de comportamiento con nuestros semejantes, asi como por otros elementos como por ejemplo:

1.- el lugar de nacimiento.

2.- nuestro sexo

3.- la educación que recibimos de nuestros padres.

4.- el desarrollo físico y corporal.

5.- en entorno en el que nos desarrollamos y la clase social a la que pertenecemos.

Etc.

Todos estos elementos harán que el individuo se perciba de cierta manera y que lo perciban otros individuos de otra manera, procurando formar ante los demás una percepción “positiva” sobre él.

Para lograr esta percepción el ser humano tiene que valerse muchas veces del arte del engaño. Ya que exponiendo su verdadero yo muy probablemente no logre que el resto de la sociedad lo perciba como él desea.

En esta identidad que el individuo va formando, hay varias capas que son expuestas poco a poco ante los demás de diferentes maneras ya sea oralmente (exponiéndolas por medio del habla) en formas de comportarse delante de los demás (haciendo o no haciendo algo) o por el rol que adopta dentro de la sociedad o grupo. Precisamente por esto, ningún individuo es tiene el mismo comportamiento con todos sus semejantes, sino que lo amolda y acopla dependiendo con quien se encuentre y el objetivo que intenta lograr al estar en dicho ambiente.

 

Para muchos psicólogos, es muy importante que y consideran un comportamiento muy sano que el individuo procure siempre mostrar su verdadera identidad sin importar con quien se encuentre, dando como herramienta más útil a la comunicación y que mediante esta el individuo pueda expresar sus verdaderas inquietudes y sentimientos para conocer y darse a conocer mejor ante un semejante o un grupo de semejantes.

Sin embargo esta no es una tarea sencilla ya que el ser humano también busca una forma de protección a sí mismo y eliminar estas capas dejando al descubierto únicamente su verdadera identidad lo dejara expuesto a ataques y agresiones por parte de los demás.

En este punto de la lectura los autores generan aun más preguntas acerca de la identidad. ¿Qué tan reales somos, con los demás? ¿Qué tanto escondemos en realidad sobre nosotros? ¿Por qué escondemos nuestra verdadera identidad y a que le tememos?

Entonces entra en tema la “autorevelación”. Dicho termino se refiere a la información privada que mantenemos oculta y que decidimos revelar o no a los demás. Tales como miedos, secretos, valores, gustos, etc., etc.

Pero esta autorevelación se da solo con ciertos individuos, y solo cuando estos han alcanzado un nivel alto de confianza en nosotros, como por ejemplo cuando consideramos a una persona “especial” con este adjetivo tenemos implícito que dicha persona tiene “permisos” especiales sobre nosotros. Y que puede saber más acerca de nosotros que el resto de las personas.

Entonces: ¿Que tanto nos conocemos? Y ¿Qué tan auténticos somos en realidad?